miércoles, 3 de julio de 2019

Las figuras reversibles


En general, podríamos llamar "figuras reversibles" a todas aquellas que admiten más de una interpretación. Pero aquí nos centraremos en imágenes, normalmente geométricas, que según la perspectiva desde las que la observemos, dan lugar a interpretaciones diferentes. Ya hemos hablado de la más conocida, el cubo de Necker, por lo que incluiremos aquí otros ejemplos menos conocidos.

La escalera de Schroeder


Esta ilusión debe su nombre a Heinrich G. F. Schröder, quien la publicó en 1858. La ilusión se basa en que si la miramos desde otro ángulo (por ejemplo girando la cabeza hacia el hombro derecho) la pared B pasa a un primer plano y la A a un segundo plano. Asimismo, la parte convexa de los escalones pasa a ser cóncava y viceversa.

Una curiosa versión del artista Josef Albers


Uso de la ilusión en una revista.

Fotografía del usuario de Flickr Danny Factory con la misma ilusión. 


El servilletero de Wundt



Creada por Wilhem Wundten este sencillo cilindro cualquiera de las dos bases puede ser la que estaría visible siendo la otra la escondida. En la imagen inferior mostramos las dos posibilidades según si tomamos como cara visible la superior o la inferior.



Ilusión de Thiery


Creada por Armand Thiery en 1895, en esta figura podemos intercambiar la parte sólida con la que parece una esquina vacía.

Aplicación de la ilusión a la decoración de un escaparate en 2004

"Parallelogram" de Stan Slutsky utiliza la ilusión de Thiery.

Otra aplicación en un logotipo creado por Stephanopollio.


Diedro o libro de Mach


Como si fuera la cubierta de un libro, la unión de los dos planos puede verse cóncava o convexa: se puede ver el libro abierto hacia nosotros (el pliegue sería lo más lejano desde nuestro punto de vista) o cerrado (el pliegue sería lo más cercano).


Ilusión del acordeón


Cada unión de dos planos puede verse bien como cóncava, bien como convexa. 



 
  El logotipo de nuestra web "Ilusionario" es un ejemplo de ilusión de acordeón.


La ilusión del acordeón utilizada en un cartel de rebajas.


La ilusión del sentido de la silla



Al ver la imagen (de Lynn Fagerlie) es fácil dudar si vemos el banco más próximo de espaldas o de frente. Es una ilusión de la que es fácil encontrar ejemplos, como los que mostramos a continuación.

Esta silla está claramente de frente, pero las sombras ayudan a provocar la ilusión.

La misma idea utilizada por Ángel Efe para el libro Lea(h).

Otras figuras reversibles


La ilusión del queso. Al cortar un trozo la parte clara que aparece forma un ángulo que fácilmente se puede ver vertical (como una tienda de campaña). Para generar la ilusión en una imagen real ha sido suficiente con retintar la línea de corte.

Figura dual de Dmtry Rakov, que puede verse como una pirámide o un hueco.

Esta figura puede representarse como un pequeño cubo situado en la esquina de una habitación o como un gran cubo al que le hemos quitado una esquina (son las dos interpretaciones más sencillas aunque también puede verse, con más dificultad, como un pequeño cubo que sobresale de otro cubo más grande...)

En este tubo que forman los anillas hay ambigüedad en relación a cuál es la pared interior y cuál la exterior.

Museo Ilusionario


Enlace a la galería

Para saber más


No hay comentarios:

Publicar un comentario